sábado, 4 de octubre de 2008

Trabajo Decente


El movimiento sindical se ha marcado un reto importante con las movilizaciones previstas para el próximo martes, día 7. Complicado lo tienen para lograr movilizaciones multitudinarias, pero sobre todo, para que se entienda su mensaje, puesto que, la decencia tiene muchísimos niveles.

Según la OIT, “el trabajo decente es un trabajo productivo para hombres y mujeres en condiciones de libertad, equidad, seguridad y dignidad humana. Implica oportunidades de trabajo productivo y con un ingreso justo; proporciona seguridad en el lugar de trabajo y protección social para los trabajadores y sus familias; ofrece mejores perspectivas para el desarrollo personal y favorece la integración social; da a las personas libertad de expresar sus opiniones, organizarse y participar en la toma de decisiones que inciden en sus vidas; y garantiza la igualdad de oportunidad y de trato para todos”.

La JMTD, (www.wddw.org), es una iniciativa de la CSI y cuenta con el apoyo del Consejo Global Unions, y, está teniendo diverso ímpetu según cada país. La situación más curiosa, quizás sea la de Brasil, donde, al coincidir la convocatoria con jornada de elecciones municipales, los actos se han trasladado a otro día. En España, se realizarán diversas concentraciones y actos públicos, manifestaciones, únicamente en Vigo y Logroño. En Andalucía, los trabajadores deberán parar 5 minutos a las 12 de la mañana. Mi opinión, es que, muchos trabajadores se enterarán de las sombras de la propuesta, el mismo martes en las noticias de mediodía, tras una mañana dura de trabajo, y,mientras almuerza,antes de volver a correr a la empresa, se preguntará si su trabajo es decente.

La filosofía de la jornada es magnífica, insuperable, llamar la atención sobre el deterioro indecente de las condiciones de trabajo, la explotación infantil, las desigualdades sexistas y el abuso de los especuladores es necesario.

Pedir la dignidad del trabajo es intentar recuperar la dignidad del presente y ponerla en el futuro. Una cuestión que está en el corazón de la crisis. Nuestras finanzas mundiales, desreguladas y confundidas con la ley del más fuerte son la consecuencia de una pérdida de fe en la autoridad humana y social a la hora de elaborar el futuro. El capitalismo de las últimas décadas se ha caracterizado por un convencimiento en el neoliberalismo, que ha llevado a las inversiones a enormes plusvalías financieras especulativas, abandonando las inversiones productivas, lo que está minando el futuro de los países en desarrollo.

Esta política supranacional, orquestada, en mi opinión, de manera consciente por Estados Unidos, es la fuente de la degradación generalizada de las condiciones laborales, que está originando acciones como la directiva europea sobre tiempo de trabajo y retorno de inmigrantes. Esta ideología ofrece, la base perfecta para que, estados enteros, renuncien a conquistas históricas de carácter laboral y humano.

Es también hora de que los sindicatos, se muestren mucho menos complacientes con gobiernos que no asumen su responsabilidad social, disponiendo de capacidad técnica y económica para ello. Es necesario poner de manifiesto, a nivel mundial, que tampoco, los estados son nada sin su clase trabajadora, y que es necesario contar con ella, y que no pueden bombardear su dignidad.

1 comentario:

abraham dijo...

¿Te sumas la campaña blog que apoyan la JMTD?
http://www.otromundoesposible.com/?p=1811

Un saludo