martes, 10 de febrero de 2009

En pie de guerra

Si eres capaz, finge incapacidad.
Si eres fuerte, exhibe debilidad.
Cuando estés cerca, simula que estás lejos.
No ataques nunca donde el enemigo es poderoso.
Evita siempre el combate que no puedas ganar.
Si estás en inferioridad de condiciones, retírate.
Si el enemigo está unido, divídelo.
Avanza cuando no te espere
y por donde menos te espere, lanza tu ataque.
Para conocer al enemigo, conócete.


Sigue vigente, después de más de 2.500 años, lo que el general chino Sun Tzu escribió, en lo que se convertiría, el primer tratado de táctica y estrategia militar.

El campo de batalla se ha hecho, en muchos casos, más exquisito, donde la agresión física ha sido devorada por el veneno dialéctico y las flechas envenenadas de contratos y estrategias cuadrangulares, pero el horror de la contienda, sigue presente en los acristalados edificios de nuestras ciudades.

En todas las épocas, ha existido un código de conducta, que, los señores de la guerra siempre han respetado. Sin embargo, las reglas del juego actuales cambian a cada rato, y, la lucha fraticida se ha abierto paso de manera peligrosa. Los guerreros actuales deberían pararse para conocerse ellos mismos, entonces, sólo entonces, el inevitable conflicto, podría tener algo de poesía, pero no en la artillería de los ganadores, sino en la última mirada de los vencidos.

5 comentarios:

achensse dijo...

Desde hace años, practico el iaido o el arte de desenvainar la espada japonesa, no es solo un arte marcial sino una forma de vivir en la que aplicamos todas las enseñanzas adquiridas en el dojo a la vida real.

Muchos no comprenden como puedo regir mi vida con un codigo de honor tan antiguo, en el que respeto la palabra dada y no utilizo engaños para obtener mis objetivos.

Muchas empresas deberian reflexionar y fijarse en la epoca en la que un hombre y su espada marcaban el desarrollo final de la batalla.

Un abrazo

achensse

Anónimo dijo...

Yo sigo la filosofía de Hernán Cortés que afirmaba: "que no sacaré la espada sin justa provocación, pero una vez desnuda, llevaré a sangre y fuego cuanto se me pusiere delante..."

Bromas aparte, Sun Tzu sigue vigente. Es difícil pensar en la empresa como campo de batalla, donde la mayoría de las veces ganan varios (no sólo 1)...aunque muchos de sus postulados se pueden aplicar. Para mi, el mundo de la empresa es una mezcla de los mundos de Sun Tzu y de Otto Von Bismarck.

Por cierto Chaparro dice que lo aplica en el futbol...ahí si lo veo mucho más aplicable.

Álvaro Granverga

Anónimo dijo...

Como bien dices, la batalla sigue existiendo y lo seguirá haciendo siempre, porque va dentro de la naturaleza humana.

Y también es verdad que las reglas del juego han cambiado, por ello debemos de ser cada uno de nosotros los que de forma proactiva estemos siempre alertas para el combate.
Como dice Sunt Tzu en otra parte de su libro:
"Conseguir cien victorias en cien batallas no es la medida de la habilidad: someter al enemigo sin luchar es la suprema excelencia"

Pero este "no luchar" no se refiere a pasividad, sino más bien que si nos adelantamos al adversario, si nos anticipamos a su movimiento, venceremos sin tener que combatir.

Estemos pues siempre alerta

Manuel Bo

Ana Herrero dijo...

Es difícil y hasta da vertigo salir a nuestro campo de batalla con las palabras como arma de defensa.
...el veneno dialéctico y la filosofía de Hernán Cortés,
conviven con el respeto a la palabra dada del iaido; ese es el gran reto y la gran elección pues tanta diversidad nos obliga a posicionarnos en esta realidad que hoy nos toca y asi luchar responsablemente por ella.

Yo eligo a las palabras y su significado real, sin dobles sentidos, para luchar en este campo de batalla....seguro que nos entenderemos!!!

Un abrazo,
Ana Herrero

Juan José Ramos dijo...

Compañero Antonio:
Muchas gracias por compartir tus pensamientos y reflexiones con tus amigos. Cada vez que te leo me planteas necesarias dudas, para afrontar mi nueva aventura empresarial y reorientar mi nueva forma de vivir.
Un abrzo desde Tenerife.