viernes, 18 de septiembre de 2009

Otoño sostenible con pinzas

Va llegando el otoño al hemisferio norte y va empeorando el tiempo, el clima también. Ahora que a los dirigentes se les ha borrado de la agenda los problemas medioambientales como podremos comprobar en la próxima cumbre del G-20, las organizaciones conservacionistas deben poner el máximo empeño en divulgar esa necesidad que muchos creemos imperiosa de respetar el entorno en el que vivimos, mucho más allá de propagandas multitudinarias como la de la semana que viene con la historia artificial de la movilidad. Que levante la mano el que aprecie un cambio sustancial en su entorno esta próxima semana.

Acciones locales, directas al corazón del niño, a la sensibilidad del padre son las necesarias, como la que organiza el domingo el grupo GOSUR en el Parque del Alamillo de Sevilla, o las numerosas (sólo en España más de 120) programadas para el día 21 por el movimiento internacional Avaaz. El día 21 también tiene hecha una convocatoria la Coalición Clima en Madrid o las de la siguiente semana en torno al día de las aves celebrada por multitud de entidades.

Lejos queda aquel noviembre del 39, cuando por decreto ley se constituyó el Consejo Superior de Investigaciones Científicas cuyo objetivo era "la restauración de la cristiandad de las ciencias destruida en el siglo XVIII". Audaz Amando de Miguel ya avisaba, "Ninguna voz se alza para señalar que la espiritualidad es disfraz para la beatería, la superstición y el egoísmo, que las virtudes son, a menudo, producto de la ignorancia; que el individualismo, las más de las veces, quiere decir insolidaridad; que la hidalguïa no pasa en ciertos momentos de pobretería; ..."

Menos fachada, y más corazón ponen los muchos voluntarios que están preparando y participarán en las numerosas actividades, el mensaje va calando, la sociedad, hasta los vecinos de la última placita van siendo conscientes de la necesidad de la acción individual que se hace invisiblemente colectiva como ya profetizaba Adam Smith y que era el origen y causa de la riqueza de las naciones.

3 comentarios:

Jesús dijo...

YO veo el desastre inevitable, habrá millones de muertos si la tecnología no lo impide.

verdial dijo...

Está claro que tenemos que empezar por concieciarnos nosotros primero para poder hacerlo con nuestros hijos, y es algo que urge.
Si no se ponen medioa a tiempo las consecuencias serán drásticas.

Pero parece que como lo vemos lejano no nos afecta ¿verdad?.

Un abrazo

David dijo...

Estoy de acuerdo en la fuerza de la accion individual. Ya que si esperamos siempre a que las soluciones vengan desde arriba, la mayoria de las veces nos vamos a quedar esperando...
Un saludo.