viernes, 11 de septiembre de 2009

Todo el otoño por delante

Aunque espejismo no sea el sustantivo adecuado, las supuestas buenas noticias, que algunos dirigentes se empeñan en ensalzar, no dejan de ser un bluf engañabobos.Ya que aún queda por delante un amplio (en términos políticos) período sin elecciones, deberíamos conocer las causas e intentar explicarnos por qué España destruye empleo a mayor velocidad que la media europea para ponerles remedio.

Un posible esquema o hilo argumental, que espero no sea cierto porque conduce inexorablemente a un círculo vicioso puede ser: España adolece de una baja productividad en su sistema productivo, para mejorarla las empresas y el estado asumen un alto endeudamiento, por otro lado existe una rigidez del mercado de trabajo por encima de lo común. Si por último añadimos que España tiene un modelo de crecimiento desequilibrado basado en una especie de “consumo inmobiliario” que apalanca los mercados y requiere cada vez más endeudamiento, el circulo lo cerramos de forma cruda, la mejora de la productividad efectiva, real y relativa no llega a producirse nunca.

No es afán de culpabilizar al ladrillo por sí, sino basar el modelo de crecimiento en el sector inmobiliario sostenido en un alto endeudamiento, encorsetado por la rigidez de mercados lo que impide cualquier mejora relativa de productividad, no la legislación laboral actual, y a los más de dos millones de despidos del último año me remito. En el primer semestre del año se perdieron 788.500 empleos a tiempo completo, sigue cayendo la cifra de afiliados a la seguridad social y más de una cuarta parte de los desempleados carecen ya de cualquier tipo de prestación. Los platos rotos sigue siendo la masa trabajadora.

Antes del esperado sahel, a la economía española, a nosotros, nos queda un repecho en otoño con cifras que, espero no lleguen a los índices del 94 (24,55%) pues sería un auténtico desastre, van a resultar aplastantes. En todo caso se verán traducidas en dramas personales y familiares por doquier. El gobierno no tiene el liderazgo y la mano firme necesaria para tomar decisiones que puede costarle el mandato y una petición de elecciones anticipadas, que es en lo que hoy la oposición está estudiando cómo sacar a la palestra.

El país necesita ya, en este septiembre, medidas que tracen el camino hacia soluciones, parece que nadie sabe ponerlas en marcha, no quiero ni pensar que por intereses propios no quieran plantearlas. Porque de poder, se puede, la política es el arte de lo posible.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Nos piden un "pequeño esfuerzo" para pagar las tonterías que, a salto de mata, se les han ido ocurriendo. Cuando se les critica la subida te sueltan el discursito: "es que es para proteger a los más desfavorecidos"...

De veras que no me importa hacer un esfuerzo, siempre que la gestión del dinero público (que con cortinas de humo ideológicas se encargan siempre de hacernos olvidar, y culpa nuestra también es)sea eficiente y se apliquen las recetas que todos conocemos ya sobradamente: a parte de la productividad, reducción de gasto público etc etc

¿Para que tengo que hacer el esfuerzo? ¿Para reabrir las fosas? ¿Para pagar la sobredimensión del funcionariado? Y lo que es peor ¿servirá para algo ese esfuerzo? es decir, ¿vamos a parar el endeudamiento galopante? o ¿pasado mañana me pediran el sacrificio en vez de un pequeño esfuerzo?

Desgraciadamente mi única esperanza, visto lo visto, es la misma que parece tener Zapatero: que la demanda del resto de paises no saque, porque sí, de la crisis....

Álvaro

lys dijo...

Estoy de acuerdo de algo tienen que hacer, y en cuanto a los impuestos, mal que me pese también estoy de acuerdo, el cinturón se lo aprietan los de siempre y habrá que arrimar el hombro...

Un abrazo y estoy encantada de enlazarte a mis favoritos

ONUBIUS dijo...

Nos estamos dejando llevar por el síndrome de la crisis en todos los aspectos y ya se sabe que camarón que se duerme, se lo lleva la corriente. Estamos todos metidos en el problema, por tanto es discutible que esperemos sentados a la solución, arrimar el hombro, la mejor opción.
Agradecido por agregarme me deje caer por tu rincón, es un placer conocerte...

Abrazzzusss

Geni dijo...

Buenos días desayunar, con la política me va a cortar la digestión,aunque no entiendo la nuestra(perdón por mi ignorancia) tengo que decir que ellos tienen el poder de momento, pero nosotros la ultima palabra con nuestros votos.
Nos hacen pensar que pagamos menos bajando las hipoteca y sacándose de la manga otro nuevo impuesto, por lo visto no sabemos reciclar y tenemos que pagar para que lo hagan por nosotros.
Interesante tu blog,volver a visitarte.UN BESO.