jueves, 22 de octubre de 2009

Caducan

En los medios de comunicación españoles, sobre todo en prensa escrita, empiezan a ser continuas las notas y referencias a la próxima presidencia española de la Unión Europea. Estará vigente entre el 1 de Enero y el 30 de Junio de 2010.

Es la cuarta vez que es España ocupará este puesto. Leyendo las pretensiones, desde hoy mismo debemos descargarnos de nuestras preocupaciones. Muchos son los propósitos. España, en el próximo semestre, entre otras cuestiones: Impulsará una posición común de la UE frente a Cuba, impulsará la codecisión, cerrará la brecha abierta con EE.UU durante el mandato de Bush, dará prioridad a la violencia de género, hará realidad "una Europa más justa". No en vano, el presidente José Luis Rodríguez Zapatero afirma que va a ser una presidencia "de acción, de iniciativa". Y todo esto, por el módico precio de 90.000.000 euros que es el coste directo asignado a las labores semestrales de la presidencia.

También en estos días, medios de comunicación europeos preparan sus especiales sobre España de cara a dicha presidencia. Dibujarán la situación del país y sus gentes, sus logros y retos, aplaudirán los éxitos y remarcarán en rojo las asignaturas pendientes. Y grande deberá ser el esfuerzo de redactores y editores para difuminar la gran sombra que se cierne actualmente sobre el país para que el resto de nuestros socios europeos no se echen a temblar de lo que podríamos ser capaces de deshacer en la UE a tenor de los despropósitos que estamos demostrando que hacemos con nosotros mismos.

En estanterías y bibliotecas de toda Europa quedarán muchos de esos especiales, bastante de ellos sin leer, repletos de cifras y datos que caducan como las hojas que tapizan en estos días nuestros campos.Muchos guardaremos esos especiales con la intención de ir surtiendo su biblioteca, nunca se sabe cuando podría sernos útiles.

Completar la biblioteca es siempre, afortunadamente asignatura pendiente de todo buen lector, esos mismos que viven con la ansiedad permanente de no leer lo suficiente, los que guardan los periódicos con la creencia de que sacarán tiempo en breve para exprimirlos. El espacio en las estanterías también tiene un límite y mucha información habrá caducado a las pocas horas de haber sido impresa. El destino inexorable será la papelera. Proust los repudiaba "lo que a mi me parece mal en los periódicos es que soliciten todos los días nuestra atención para cosas insignificantes". Los no lectores puede que hayan hecho suyo sin saberlo el contundente argumento de Proust.

Si esos especiales fuesen leídos con detenimiento, más de uno nos diríamos, "Abróchate el cinturón Dorothy porque vamos hacia el mundo de Oz" (Matrix)

3 comentarios:

desnuda en otoño dijo...

Querido Antonio perdona por no haberte escrito ante pero tengo muy poco tiempo aunque cada vez que puedo leo tus escritos, un fuerte abrazo

desnuda en otoño dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
desnuda en otoño dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.