sábado, 9 de enero de 2010

Empanaos

Alegando que era un borrador, rápidamente los responsables del PSOE en Andalucía se desdijeron, no se incluirá el árabe como optativa en la enseñanza secundaria. Con ello se acallaban las críticas que, como dagas voladoras salieron en contra de la iniciativa.

Los chicos andaluces deben estudiar "las lenguas de los paises emergentes". Cuando Javier Arenas dice esto, está dejando claro que él no ve al árabe como una lengua emergente con el más mínimo interés en su futuro. Una lengua que tiene más de 100 millones de hablantes y creciendo, desde el norte de África hasta Siria, Palestina o Irak, pasando por Malta. Tampoco suscita ningún interés, al parecer, la rica tradición que liga Al-Andalus, con el mundo árabe, ni recordar que en la región regada por el Guadalquivir, Guadalete, Guadalhorce, Guadiana, se habló el árabe durante al menos cinco siglos, y que fue la principal lengua de la cultura de la península en la que permanecen infinidad de nombres, topónimos y palabras de uso cotidiano. Ni que fue esa cultura la gran revolucionaria de las letras y las artes o de los sistemas de regadío entre otros mil legados.

Es una lástima que los prejuicios actúen de venda ante personas con poder mediático, pues no hacen sino ensombrecer el futuro de su tierra. El árabe debe estudiarse, no ya como una importante lengua semítica, ni como raiz de nuestra actual idiosincrasia, sino como una utilidad presente ya, y futura por supuesto, para una generación de profesionales andaluces que deberán manejarse en el comercio, la economía, la cultura, la política.

Si los dirigentes quieren mirar a Europa, sus lugares totem, tienen que leer lo que de allí sale. Un sólo, pero rotundo ejemplo, el FMI, en un informe elaborado por Mark Lewis y publicado en Noviembre de 2009 dice que "el crecimiento real del PIB de Marruecos fue de 5,6 por ciento en 2008 y se espera que esté en torno al 5 por ciento en 2009, sostenido por una fuerte demanda interna y una producción agrícola excepcional", y concluye que la economía marroquí, "sigue siendo sólida, pese a la ralentización económica mundial". La misma fuente, el FMI tiene una noticia muy dispar para España, ha revisado drásticamente a la baja sus pronósticos para la economía española en 2009 al augurar una contracción del 4% y un retroceso del 0,8% para 2010. A más de los que lo declaran públicamente, les parece todavía "una empanada mental" que el árabe sea una asignatura optativa en secundaria.

Estudiar árabe no es ya una curiosidad, una extravagancia ni una reminiscencia romántica es puro estado práctico, arranquémosnos los prejuicios.

2 comentarios:

Nourdine dijo...

Más de cuatro siglos y aun siguen enfrascados en una mentalidad isabelina, no entienden que la cultura árabe es parte de su propia identidad, que es enriquecedor poder dirigirse al mundo árabe en términos de hermandad, que es una oportunidad tanto a nivel económico, cultural hasta me atrevería a decir que es la única vía para acabar con los malentendidos históricos que alimentan los fanatismos, desgraciadamente los políticos solo razonan sobre el horizonte de la realidad inmediata…

A. Aquino dijo...

Es una lástima que aun haya personas, y peor que sean dirigentes políticos de la relevancia del Sr. Arenas, que crean que el mundo comienza en España y finaliza en los Paises Escandinavos, Rusia y la costa Mediterránea, con la excepción de cruzar el charco atlántico y encontrar los Estados Unidos de América del Norte.
¿De cuando ha sido malo el ampliar nuestro conocimiento. ¿Acaso es malo en vez de dominar dos idiomas, el español y el inglés, sumarle un tercero, el árabe?.
Despreciar lo árabe es desconococer la historia de España y de nuestra Andalucía que estuvo extraordinariamente influenciada por el Islam, no en vano nuestra cultura, nuestra arquitectura, nuestra lengua e incluso nuestros rasgos físicos tienen mucho de ellos.
Lástima que quienes dirigen nuestros destinos o quienes persiguen dirigirlos tengan una mente tan corta.