domingo, 28 de febrero de 2010

Una actitud

Leer en la pantalla y leer en un papel no se confunden ni se suplantan. Lo que la tecnología en la que se sustenta Internet hace es, generar puentes, algunas puertas, y muchas ventanas, construidas con materiales del mundo personal y que gracias a unos cuantos precursores, genera familias y lugares de encuentro.

Internet es ya una ciudad con espacios, barrios y calles que frecuentamos y otras que conscientemente preferimos no visitar y, nuevas, bastantes más, que aún están inexploradas.

En la edificación de vuestra propia ciudad virtual, con páginas, redes y mapas, Pico a Viento ya no es uno más de esos botones de telefonillo que por miles están en las avenidas, sino un rincón donde podéis encontrar y desarrollar debates, ideas y opiniones.

El ave, sobre todo se dice de las grandes águilas, ponen Pico a Viento cuando orientan su cabeza, y a continuación el resto de su cuerpo en la dirección de donde llega el aire para ser la primera en oler, en oír, en ver lo que se acerca, bien su presa bien su enemigo. En posición de Pico a Viento, el pájaro está ávido de novedades, está alerta y dispuesto a reaccionar como un flash ante cualquier alteración del entorno, es capaz de de alzar el vuelo con mayor celeridad y garantías consciente de que de ello puede depender su vida o la de su presa. Poniendo Pico a Viento expresa su actitud de cumplir, de forma precisa, el artículo uno de la ley de la Naturaleza.

El nombre de la página de la que hoy estrenamos dominio, pretende hacer una analogía con ese estilo, porque en la actitud está la diferencia insalvable entre los que quieren y los que dicen no poder. Tras dos años de andadura, decenas de entradas y algunas miles de visitas más de las que esperaba en la mejor de mis previsiones, queremos renovar imagen, construir un entorno más atractivo e interesante y con ánimos renovados, imponernos nuevos retos.

Gracias por hacer posible Pico a Viento, gracias por vuestra actitud.

2 comentarios:

Julio Cienfuegos dijo...

Espero que el vuelo sea largo, profundo y duradero.

Ahí estaremos para disfrutarte.


Magnífico.

Antonio Augusto Arrebola dijo...

Este sendero que recorres y afortunadamente nos muestras acaba de empezar, botas nuevas y a continuar.