miércoles, 3 de noviembre de 2010

La publicidad y los sueños

Dicen los que se dedican a publicidad que el impacto en estos días esta muy cotizado. El número de mensajes que alcanza el objetivo es muy reducido, alcanzar el éxito en una campaña de publicidad es complejo.


Unos pocos nos llegan, los asimilamos, les prestamos atención. Hoy a mi, me han impactado dos mensajes relacionados, ¿Coincidencia?¿Destino?¿Predisposición?

El primero era una serie de animación, un protagonista le explicaba al otro la razón de su conducta de ese día. Le decía que quería hacer lo mismo que había soñado la noche anterior. Ya que era tan bonito y divertido, por qué no llevarlo a la realidad, así la realidad también sería bonita y divertida.

El segundo estaba en una valla publicitaria, decía: ¿Vives lo que sueñas?

No suelo recordar los sueños, y no porque no los tenga, en verdad son miles. Pero a falta de su recuerdo, me quedo lo que para mí es una fase intermedia entre los sueños y la realidad, los deseos.

Al igual que los publicistas se fijan objetivos con sus campañas, nosotros debemos fijarlos para el cumplimiento de los sueños. Cada día deben cumplirse dos, del tamaño de sonrisa de tres minutos. Cada semana uno, de sonrisa de una hora. Cada año, uno, de sonrisa en los labios para todo el día. Hoy voy a por ese.

1 comentario:

Ángel Luis dijo...

Mis "sueños" últimamente no son precisamente "deseos", pero, di que si Antonio, todos a por esa ansiada sonrisa!