domingo, 2 de enero de 2011

De milagro

Arranca el calendario, un ciclo todo por escribir. En nosotros está elegir los colores en que queremos pintarlo. En mi opinión, el 2011 va a ser más duro, árido, inhóspito y como dicen en mi tierra, más jodío que el 2010. Ojala me equivoque pero son muchas las cuerdas tensadas que la simple prolongación de la situación puede hacer que se rompan. Situaciones complicadas en el ámbito profesional y personal puede tener desenlaces dolorosos.


Para el 2010 ha quedado el reconocimiento de la humanidad al flamenco, el arte que emana del pueblo. Precisamente por eso, el más sabio, puro, rico, el más cautivador. En el 2010 han aparecido y se han consolidado nuevas figuras, otras nos han dejado. Entre estas últimas destaca Enrique Morente.

Si su relevancia puede medirse por la repercusión en medios de comunicación, su pérdida ha sido verdaderamente notable, los noticiarios y programas especiales se han prodigado con la noticia en las tres últimas semanas. He de confesar que nunca sentí el duende con él, y que seguía su carrera no por mi afición a su cante sino porque era consciente que era el que iba marcando tendencia.

Le costó años y esfuerzos hacerse oír y que los puristas fueran aceptando sus innovaciones. Algunas aficiones que defienden a ultranza su ortodoxia nunca terminaron de aceptarlo. Tenía una frase mágica, esa que rumiaba tras la presentación de un nuevo trabajo: “Estamos vivos de milagro”. Y es que el Ronco del Albaicín tenía asumido que se anticipaba a los tiempos. Para entenderlo, era necesario que el espectador estuviese preparado y aceptase los cambios, que reconociese que la evolución es avance. En el flamenco son demasiados los que dicen que lo mejor es como se ha hecho siempre.

De Morente dice Santiago Auserón, otro gran revolucionario calmado que “...se media entre los enigmas de lo jondo y lo ligero, del rajo y la delicadeza, del Occidente y del Oriente, …Quería resolver localismos y actitudes sectarias en una sola pasión”.

A Morente acabaron arrimándose las figuras actuales del mal llamado Nuevo Flamenco. Estrellas hoy consolidadas como El Negri, El Paquete, Antonio Carbonell….En aquellos tiempos, todos jóvenes entusiastas con ganas de desarrollar su arte, de modelar una personalidad propia.

El flamenco es nuestra mejor arte, la de raíces mas profundas y también la que cambia de forma más veloz. Quererla y entenderla pasa por cuidar y valorar el tesoro de lo que se hizo y contemplar con expectación las nuevas variantes, escucharlas con atención y dejar que nos enriquezcan.

En el 2011 otros seguirán la senda de Morente, continuarán explorando caminos que otros reconocerán y tomarán más tarde. El flamenco es un gran ejemplo a seguir, el 2011 va a ser un año para explorar caminos, para probar nuevas variantes, para encontrar nuevas salidas. Hay que andarlo con decisión, aunque al final, como el maestro, digamos, “Estamos vivos de milagro”.

4 comentarios:

OZNA-OZNA dijo...

cuanta razón llevas en tu texto, pero bueno como decimos los asturianos a mal tiempu buena cara, un besin de esta asturiana que te da las gracias por compartir tu texto bien escrito y narrado con todos nosotros.

Anónimo dijo...

Cada año nuevo, varios desafíos, con voluntad, actitud positiva y imaginación se pueden superar varias barreras, el camino nunca ha sido fácil pero seguro que llegaremos sanos y salvos mas un si hacemos el camino juntos, cooperación, sinergia…
Omega fue una gran descubrimiento para mi, me permitió acceder a la trayectoria musical de dos artistas únicos, inconfundibles en su saber hacer, lagartija Nick y Morente, este ultimo había escuchado algunas de sus colaboraciones con Cheb Khaled o otros músicos árabes, pero gracias a este disco empecé a seguir su trayectoria poco ortodoxa, lo que mas hemos admirado de este gran artista es su capacidad para innovar en un arte que estaba condenado al ostracismo por ser, aunque en el fondo no es así, repetitivo, mas aun tras la muerte de figuras clave con la niña de la puebla o el gran Camarón.
Mórenle, como Picasso, toco todos los palos, acepto todos los desafíos musicales y fue aun mas lejos, reinvento el flamenco y de paso lo popularizo en ámbitos reservados antes al rock o la opera, sinceramente, a el se le debe en gran parte que el flamenco sea universal y haya obtenido el reconocimiento internacional como patrimonio de la humanidad.
Quien seguirá el camino trazado por estos genios que se atrevieron a innovar? Viendo el panorama musical y en especial el del flamenco cuesta encontrar a alguien capaz de ir tan lejos.
En fin amigo, otro año empieza, espero que podamos desarrollar varios proyectos juntos, Inchallah.
Abrazos
Nourdine

yerasdy@gmail.com dijo...

Coñooo, no sabía lo de Morente. Yo lo he descubierto tarde, y gracias a su participación con Vicente Amigo, para mi una auténtica obsesión. Después he puesto más atención a su obra, empezando por Omega. Una pena, joder.

Ricardo Miñana dijo...

Muchas felicidades para este año, dale vida a tus sueños y que la crisis económica pase de largo.

¡¡Feliz año 2011!!

Un abrazo.