viernes, 19 de diciembre de 2014

La mentira del PIB


Algo afónico, nadie podrá negarle que no trabaje, el presidente Rajoy anunció en Veracruz (México), que la crisis en España ya es historia. Estamos en la senda del crecimiento (del Producto Interior Bruto), decía el presidente, y con ello, todo apunta a la mejoría.

Unos días después, el ministro de economía, De Guindos, ha explicado el origen de esa conclusión. La bajada de los precios de las materias primas, fundamentalmente del petróleo va a permitir al país ahorrarse unos 10.000 millones de euros, lo que equivale a un 1% del PIB, justo lo que resulta necesario para que la nación crezca por encima del 1,5% que es la cifra límite a partir de la cual, según los economistas ortodoxos, se genera empleo neto.

De entrada, la hipótesis de trabajo y la victoria se está cantando sobre una variable exógena, es decir, España no controla los precios del crudo a nivel mundial y resulta harto probable que el nivel de los 60 € de barril de crudo actuales se mantenga durante mucho más tiempo. Es más, las propias petroleras ya no están trasladando al precio final toda la bajada del precio de las materias primas.

Incluso manteniéndose durante algunas semanas esta ventaja coyuntural, este gap del precio, el beneficio no llegará a las familias españolas. Es más que probable que esta situación sólo consiga mejorar las cifras de beneficios de los grandes distribuidores de energía. No nos bajarán la luz ni la gasolina.

Tomado de algún despacho de ministerio. Ironía: “Sólo faltaba tener que bajar los recibos de la luz y los precios de la gasolina, sólo conseguiría empeorar la situación de deflación en la que nos encontramos y disminuirían los ingresos por impuestos especiales”

La mentira de ese crecimiento del PIB que anuncia la salida de la crisis es que esta situación ni es controlable, ni es estable, ni se va a convertir en fuente de generación de riqueza. El efecto renta positivo de la bajada de los precios del petróleo no va a llegar a la mejora de los salarios, la inversión y las exportaciones, que es lo que necesitaríamos. En otras palabras, familias y empresas no van a ver cambiadas las reglas del juego.

El ahorro en España sigue descendiendo, seguimos lastrando una enorme deuda y el agotamiento de muchas unidades familiares se manifiesta en el crecimiento de la desigualdad. España tiene el triste record de ser el paísen el que más ha crecido la desigualdad en los últimos años.

Instituciones internacionales están prestando atención a este fenómeno. La OCDE acaba de dar un giro fundamental en su política económica. Acaba de anunciar: “La desigualdad tiene un impacto negativo ysignificativo en el crecimiento económico a medio plazo”.

Para valorar la mejora/empeoramiento de un país debería realizarse un ejercicio de honestidad con los ciudadanos. En vez de fijarnos en crecimiento de actividad económica (PIB), deberíamos ir mirando a variaciones en los índices de desigualdad, en el número de pobres, en las personas en riesgo de exclusión social… El índice GINI por ejemplo, en el que en 0 es una distribución de renta totalmente igualitaria y 1 simboliza la mayor desigualdad, puede ser un buen punto de partida.

No consiste únicamente en prestar atención al 10% dela población más desfavorecida, es necesario una estrategia de sociedad en su conjunto, así, la OCDE dice que hay que preocuparse con carácter general del 40 % de los que tienen los ingresos más reducidos. Se trata de preocuparse por "las clases medias inferiores vulnerables, que corren el riesgo de no poder beneficiarse de la recuperación y del crecimiento futuro, ni aportar su contribución".

Mienten, no salimos de donde estamos porque crezca el PIB, el deterioro del nivel de vida en amplísimos sectores de la sociedad española, lo evidencia. Debemos poner freno a que nos tomen el pelo.

La patada a seguir del gobierno puede convertirse en una ristra de excusas pasados unos meses, y ya se encargarán sus economistas y comunicadores de diseñar una estrategia adecuada de justificación. Mientras tanto, habrán ganado tiempo, justo lo que ellos necesitan, justo lo que los ciudadanos no pueden permitirse, pasar más tiempo en esta desastrosa situación.

1 comentario:

Noelia González Roldán dijo...

Excelente artículo. Mil gracias por expresar tan claro lo que sucede realmente y por desmentir tremenda mentira. Ayudas al despertar y pones tu granito de arena, o una duna, para evitar el borreguismo que pretende el PP, hacia los ciudadanos. Bss