jueves, 5 de febrero de 2015

Hatta

 
Un tipo, un personaje que por extravagante y singular despierta tu curiosidad y envidia a partes iguales. El sombrerero de Alicia es de esos. Para los amigos es Hatta.

El nitrato de mercurio que se utilizaba para la elaboración de los sombreros hasta comienzos del siglo XX y que inhalaban los artesanos, causaba estragos en sus mentes a largo plazo. También les provocaba bastante sed que calmaban en las tabernas. De ahí la fama de pirados y borrachines de los sombrereros. Nitrato de mercurio y alcohol se convertían en la mejor excusa para trazar personajes chocantes como el que bordó Lewis Carroll.

En una sociedad de posturas e imposturas, de hipocresías y medias lenguas, se agradeció siempre la inocencia de un niño, la desvergüenza de un borracho o la paranoia del chiflado para expresar verdades. Hatta puede decir lo que piensa, sin más.

Vivir hacia fuera, que bonito, ¿no?

2 comentarios:

Noelia González Roldán dijo...

Vivir hacia fuera no es bonito, es una mentira. Cuando vives hacia fuera te engañas a ti mismo y también a los demás. En el interior está todo, la felicidad, la verdad....... la espontaneidad y sinceridad de los niños es la prueba. Lo malo es que no se valoran a los adultos sinceros y espontáneos, es esta sociedad gusta la intriga y la maldad. Esos son los que triunfan en todo, en los trabajos, en el amor....... así de corrompida está la sociedad. Muy bueno el artículo. Es para pararse a pensar. Mil gracias.

Noelia González Roldán dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.