jueves, 5 de marzo de 2015

Extraer extraer. Construir construir.


Lucen las mejores de las sonrisas, se multiplican en sus apariciones y parecen tener el don de la ubicuidad a juzgar por la multitud de actos en los que están presentes. Los candidatos lo dan todo en época de campaña electoral.

Las venas del cuello hacen un sobresfuerzo cuando se llena la boca de propuestas, de promesas en demasiados casos, y el ciudadano, que quiere estar atento hacia donde quieren conducirnos en el futuro si llegasen a gobernar, presta atención a lo que dicen, ahora más que nunca, en los primeros días de campaña, cuando la mayoría de nosotros decidimos el voto.

Es corto, muy corto ese periodo pues, apenas tras un par de días de escuchar los noticieros, es complicado que no se nos llene la cabeza con más carga mediática de corrupción y descalificativos que de propuestas en positivo, y las que llegan a colarse entre tanto ruido, hacen que se nos levanten los bigotitos de alerta.

Lo expuesto en la tribuna ayer queda tapado por el siguiente descalificativo y lo dicho en otra tribuna hoy. Es casi banal recordarlo, aún así quiero recuperar un par de ellas de hace solo unos días: “ Yo voy a apostar por que se abran todas las minas”, Susana Díaz. “Prometo construir 300 nuevos kilómetros de autovía”, Juan Manuel Moreno. Modelo extractivo, modelo constructivo.

El modelo extractivo que causó el accidente de Aznalcollar y hace que empresas multinacionales obtengan rentas superlativas a cambio de nula responsabilidad con el territorio. El modelo constructivo que ha puesto en jaque la economía española y al sistema bancario. Extraer extraer. Construir construir.

El ciudadano desconecta, más de lo mismo. Pero a la vez, la próxima convocatoria de elecciones en Andalucía son las más interesantes desde hace muchos años. Es la primera vez que el partido socialista no tiene asegurado el gobierno, se espera que aparezcan nuevas formaciones políticas en el parlamento, pudiendo llegar a tener representación hasta seis de ellas, nadie va a alcanzar una mayoría para gobernar en solitario.

Todo esto hace sembrar inquietudes, demasiados expertos hablan de que es una pésima noticia pues que no haya un partido mayoritario que imponga su criterio creará serios problemas de gobernabilidad en un momento en que no podemos andarnos con titubeos, pero a mi, me parece apasionante porque el escenario que se dibuja hará que los programas electorales queden muy emborronados con los posibles acuerdos posteriores y la necesidad de llegar a acuerdos y alianzas, la negociación, el buscar la mejor solución para la mayor parte de los ciudadanos, la Política hará acto de presencia y muchos de los que hoy se hinchan por aparecer en unas listas como candidatos, deberán estar a la altura de las circunstancias y sudar cada día la camiseta.

Hoy entramos oficialmente en campaña, es hora de que cada una de las candidaturas nos digan hacia dónde y cómo quieren construir un proyecto de futuro para Andalucía, si es que lo saben, claro.

2 comentarios:

Noelia González Roldán dijo...

Excelente artículo. El único problema es que la derecha está unida, pero la izquierda no y el riesgo es muy elevado, puede gobernar en Andalucía el PP, y entonces es cuando nos vamos a lamentar. Mi opinión sobre los nuevos partidos? no la tengo, no me dan confianza, tal vez me falte información. Yo no me creo nada de nadie, hay mucho mentiroso suelto, en la sociedad queda muy poca gente sincera y pura, todo esta corrompido y la política más. Y los nuevos partidos de izquierda, miedo me dan, mucha izquierda y al final son niños de papa la mayoría y con el móvil en el bolsillo de última generación. Para mi es una incógnita cual será mi propio voto, imaginaros el del resto de andaluces.......

Noelia González Roldán dijo...

Excelente artículo. El único problema es que la derecha está unida, pero la izquierda no y el riesgo es muy elevado, puede gobernar en Andalucía el PP, y entonces es cuando nos vamos a lamentar. Mi opinión sobre los nuevos partidos? no la tengo, no me dan confianza, tal vez me falte información. Yo no me creo nada de nadie, hay mucho mentiroso suelto, en la sociedad queda muy poca gente sincera y pura, todo esta corrompido y la política más. Y los nuevos partidos de izquierda, miedo me dan, mucha izquierda y al final son niños de papa la mayoría y con el móvil en el bolsillo de última generación. Para mi es una incógnita cual será mi propio voto, imaginaros el del resto de andaluces.......