miércoles, 18 de noviembre de 2015

El éxito de los desalmados

Han conseguido matar, y alcanzar con ello, su primer objetivo.

Han conseguido sembrar el miedo, lograda su segunda meta.

Han conseguido que aparezcan disputas entre iguales, su tercer logro.

Y han conseguido que se produzca una respuesta armada, su cuarto fin.

El dolor que no nos lo quite nadie. Es fruto de un sentimiento de pertenencia del que debemos sentirnos orgullosos.

El miedo no puede quedarse porque cohíbe la libertad y ese es la máxima conquista a la que no podemos renunciar.

Confrontemos opiniones pero no caigamos en el catastrófico error de la desunión que sería el principio del fin.

Pero sobre todo, no respondamos con fuego al fuego, pues es precisamente lo que alimenta el odio y con ello, el ejército de descerebrados que alimentan la caldera de la sinrazón, la destrucción y la sangre.


Ningún bombardeo en mi nombre.

1 comentario:

Noelia González Roldán dijo...

Ni en mi nombre tampoco. Y aunque sea difícil, por las redes sociales, hay que evitar darle mucha publicidad al tema, porque el odio aumenta y se creen famosos todos estos descelebrados incluidas todas las partes y esto es muy peligroso. Y también hay que evitar la generalización, porque en el mundo árabe hay personas magníficas y mucho, que también mueren por esta causa. Así que la unión hace la fuerza. Excelente artículo.