domingo, 13 de diciembre de 2015

No voy a verlos

Como tampoco vi el debate a cuatro, ni a nueve, ni a tres, ni a los que sea

Porque los han convertido en un circo mediático superfluo.

Hablan de lo que a ellos les interesa y del modo que particularmente les conviene

Me resulta indignante los minutos que durante días dedican las televisiones a anunciar los eventos, regodeándose en toda suerte de detalles como el tono del color de la pared, el ángulo de la cámara o el ancho de la mesa, haciendo de esos aspectos el centro de atención.

Convertimos en un show televisivo para vender a unos personajes algo tan serio como gobernar un país.

Hay temas esencialmente fundamentales para el futuro de los que nadie quiere acordarse en las formaciones políticas principales y los medios que le hacen la corte: modelo energético, modelo productivo, gestión del territorio, reforma fiscal, desigualdad y tantas otras cosas que nos preocupan.

Porque no tenemos un modelo presidencialista aunque nos lo quieran hacer creer. Yo voto a un equipo, un proyecto, unas ideas, un modelo que es por lo que cada propuesta política se presenta para una cuestión tan seria como es gobernar un país en una época cargada de dificultades e incertidumbres.

Eso es lo que me interesa conocer y si los voto, quiero saber qué es lo que harán. Cuestiones que suelen venir recogidas en un documento llamado programa electoral. Y sin embargo, la campaña electoral se convierte en toda una suerte de promesas que quedan después incumplidas, papel mojado. Es antiguo el cuento aquel en el que el lobo enseñaba la patita por debajo de la puerta. Basta de encandilar con retórica. Está algo mucho más serio en juego que una batalla dialéctica y una preferencia de colores.


Mientras los programas electorales no sean documentos vinculantes a la hora de formar gobierno, el circo televisivo y radiofónico me resulta insultante.

1 comentario:

Noelia González Roldán dijo...

Muy bueno Antonio,totalmente de acuerdo. Valoro mucho mi tiempo para perderlo viendo un teatrito malo.... de lo peor. Hago una reflexión,pienso que hay que valorar al único que no está haciendo el teatrito: Alberto Garzón. Pienso que este chico es para tenerlo muy en cuenta.