martes, 19 de diciembre de 2017

Salud Política

Qué buenos canastos aquellos los que, desde la bodega del barco, los marineros lanzaban arriba al muelle, repletos de sardinas. Fueron sustituidos primero por espuertas y las lanzadas por poleas, ahora las grúas hacen el trabajo mientras un operario pulsa los botones, arriba abajo, izquierda derecha. Nada es imprescindible, todo tiene que reinventarse.

Qué buenas aquellas cañas, aquellos mimbres, con los que se tejían los canastos, los que subían riqueza extraída del mar que los armadores y conserveros convertían en empleo, en prosperidad. Mimbres que aguantaban lo que se les echara, porque de ellos dependía el futuro. Echo en falta buenos mimbres, mucho.

Al abrir un nuevo calendario hay que llenarlo de citas, viajes, trabajo y deseos. Así, para el nuevo año voy a pedir un importante deseo para Isla Cristina, mimbres. Que sean la estructura que permitan construir futuro y esperanza, que dejen colar, como los canastos el agua, los pensamientos lúgubres que dicen que en Isla Cristina es imposible, que no tiene solución. Que retengan los frutos del esfuerzo y el trabajo y, con buen hacer, conviertan los proyectos en futuro próspero.
Resultado de imagen de mimbres
Echo en falta esos mimbres cuando asisto, todavía incrédulo a las zapatetas que se montan en los plenos municipales, en los que la vena en el cuello, el puñetazo en la mesa, el descalificativo personal se convierte en la forma, y lo que es peor, el fondo del debate. No es de recibo.

Tras un mes de trabajo, el pleno municipal es la meta, el momento cubre en el que se debe mostrar lo que cada grupo municipal, la oposición, el gobierno ha trabajado, en ocasiones durante mucho tiempo. Vestir el trabajo y el sudor de largo, hacer propuestas, llevar a la práctica ideas. Se ponen las cartas encima de la mesa y se demuestran capacidades. Todos están ahí por vocación, respondiendo a la semilla de realizar un servicio público, dando lo mejor de sí.

Ningún ciudadano merece que lo insulten y minusvaloren dedicando los recursos públicos a enfrentamientos personales. A nadie le merece la pena. Nadie que esté en el juego se salva, ya sea por acción u omisión. Sólo se convierten en dignos merecedores de la desconfianza de los votantes. La Política es mucho más que eso, mucho más. Quien no sepa estar a la altura, hay que recordárselo, nadie es necesario.

Gracias a un proyecto de la Fundación Savia de la que soy secretario general, he tenido oportunidad de estar en casi una treintena de plenos municipales. Resulta asombroso como, cada uno tiene un carácter, un talante, unos matices, un discurrir diferente. Y nada tiene que ver con colores políticos, con alianzas ni con mayorías de gobierno. Son las personas y sus prioridades. Si nos enrocamos en eso de que con el contrario no se puede hablar, retratamos nuestra intolerancia. Si queremos construir, lo hacemos.

Una circunstancia se repite. Las grandilocuencias se producen cuando hay un público, una afición que bufa y anima a los contendientes. En los plenos municipales que se retransmiten por radio, televisión, las voces, las trifulcas, las pancartas, las camisetas, las salidas de tono se multiplican. Es así, es una mera intención de hacerse notar. Alcanzar notoriedad como semilla de votos. En los plenos donde el público está como ausente, la ostentosidad deja paso a la mesura, se producen, en bastantes casos, auténticas, sabrosas, enriquecedoras sesiones de trabajo. Eso no quiere decir ausencia de discrepancias ni polémica, pero el foco se coloca en donde debe, en el trabajo plenario.


Isla Cristina cierra un año malo, seamos honestos, corremos el riesgo de seguir deslizándola por un tobogán que decepciona a todos. Lugares muy cercanos están tomando medidas de calado que empiezan a dar frutos, es necesario conjugar verbos demasiado olvidados reinventarse, cooperar, tolerar. El vagón de cola es muy triste, muy frío. No podemos dar por perdida lo que queda de legislatura, el pueblo no deberíamos tolerar semejante barbaridad. Abandonar los puestos de cola requiere medidas. Clausurar el espectáculo de los plenarios tiene que ser una, por salud política. Así también podremos comprobar de manera clara la calidad de los mimbres.

2 comentarios:

Ezequiel Martínez J. dijo...

Cuántas verdades encierran tu verdad. Que desafección, que desilusión para quienes todavía confiamos en la bondad de la política dedicada al servicio de la cosa pública y de los ciudadanos. Porque no aparcar las diferencias legítimas y anteponer el bien común para la mayoría de los ciudadanos, y no solo para los míos, para aquellos que me votan a mi y a mi partido? Y las televisiones locales? Siendo periodista y habiendo trabajado en varias radios y televisiones, creo que la retransmisión de los plenos municipales es un error. El o la concejal, y el Alcalde o alcaldesa están más pendientes del foco de la cámara que del asunto que serenamente deben defender, y la gente que acude al pleno a jalear, a sus mesis y Ronaldos, como si de un partido de fútbol se tratase, también van con intención de salir en la retransmisión del pleno, para que les vean en su pueblo como se desgañitarse vociferando desde la grada a los contendientes municipales, que claro está en esos partidos retransmitidos en directo o en diferido, pierden los papeles,y con ellos la educación y las firmas civilizadas de entenderse las personas. Ejemplo: no solo en Isla, vayan a cualquier pleno municipal, o miren el triste e indigno espectáculo que se nos ofrece desde hace meses desde nuestra amada Cataluña, con quién Isla tiene lazos centenarios. Si, echamos en falta las cestas y canastos de mimbre y de esparto, luego cubos y espuertas de gima y material derivado del periodismo. En esos cestos subia desde la bodega como el tesoro mejor guardado el tesoro plateado sacado del mar para el disfrute y algazara de la Lonja,una de las mejores de España, en la subasta diaria, y luego el placer de la degustación de esos productos del mar en torno a la mesa familiar. Isla, bella diosa atlántica, bañada por la luz, dorada por el sol, acariciada por la arena y los besos de espuma y de salitre, enseña a tus hijos el camino de luz hacia el futuro y hazles olvidar sus diferencias mezquinas y egoístas en pro del bienestar común de los isleños. He dicho

Ezequiel Martínez J. dijo...

Cubos y espuertas derivados del petróleo, no del periodismo.