sábado, 26 de febrero de 2022

El primate que cambió el mundo

La reflexión recurrente. Quiénes somos, de dónde venimos, a dónde vamos. La evolución, el cambio incesante. Ser causante, beneficiario o perjudicado del cambio. El medio fluido en el que estamos, sujeto a la dinámica del espacio y el tiempo. Y en toda esa compleja ecuación, un primate, cuya actividad causa tal impacto en el mundo que lo cambia completamente.

Esta es la propuesta del documentado y riguroso trabajo de Alex Richter-Boix publicado con el título de “El Primate que cambió el mundo” en Planeta, en el que trata de explicar la relación que ha tenido el hombre con la naturaleza desde las cavernas hasta hoy. Idea troncal que, como no puede ser de otra manera, se le ocurrió en un lugar remoto, en Kilpisjärvi, en Laponia finlandesa, mientras estudiaba microorganismos asociados a los anfibios.

El recorrido propuesto, plagado de datos y ejemplos ofrece nuevos ángulos de visión a sucesos históricos como la colonización de territorios por el hombre, el mestizaje, la desaparición de especies, la llegada de la biodiversidad domestica o nuestra relación de amor-odio con especies tan emblemáticas con el lobo.


Como no podía ser de otra manera, muchas de las páginas engarzan la ciencia y la mística, atando muchas explicaciones a partir de leyendas muy arraigadas en prósperas civilizaciones como el pájaro de Ishtar, el tigre devorador de hombres, el propagador de la peste, el toro celeste, el templo de Göbekli Tepe o Mowgli.

Como la historia es circular y el hombre sabe mucho de tropezar en la misma piedra, resulta muy atractivo comprobar cómo, muchos acontecimientos históricos explican otras tantas realidades del ahora, y cómo, si fuésemos mínimamente astutos podríamos aprender de aquellos para que no volvamos a caer en fatalidades similares.

Con una prosa muy fluida y una combinación adecuada de informe y opinión, Alex nos va trayendo de la mano hasta el presente. Hasta desembocar en el Antropoceno y en el Jardín de las Delicias y acabar preguntándose y acabaremos haciendo del mundo un inmenso jardín en el que cada elemento está puesto intencionadamente por la mano del hombre, y qué supondría que eso fuese cierto, esto es, que acabe promulgándose como verdad única la visión antropocentrista de la vida.

El primate que cambió el mundo es un libro de necesaria lectura para todos a los que les ronde esa idea del dónde venimos y a dónde vamos y qué papel podemos jugar cada uno de nosotros en esta enorme lavadora del mundo que está a punto de llegar al centrifugado.